Hoy te traigo una receta de bizcocho de mandarina que te va a encantar. Imagínate un bizcocho super esponjoso, con ese toque cítrico que solo las mandarinas pueden dar, y encima ¡todo vegano!

Historia y origen de las mandarinas

Este pequeño cítrico, que muchos consideramos un simple bocado dulce, tiene orígenes que se remontan a miles de años atrás, en las antiguas regiones de Asia.

Un viaje desde el Lejano Oriente: Las mandarinas se originaron en el sureste de Asia y el nordeste de India. Desde allí, su cultivo se extendió a China, donde se convirtieron en un símbolo de buena suerte y prosperidad, especialmente durante el Año Nuevo Chino. La mandarina debe su nombre a los funcionarios del gobierno chino, conocidos como “mandarines”, que recibían estos frutos como regalos tradicionales. Este gesto simbolizaba la riqueza y la abundancia, integrando a las mandarinas en el tejido cultural de China.

Expansión a través del Mundo: La popularidad de las mandarinas creció con el tiempo, y su cultivo se extendió a otras partes de Asia. Fue en el siglo XIX cuando las mandarinas comenzaron a viajar más allá de sus fronteras nativas, llegando a Europa y, eventualmente, al Nuevo Mundo. Los exploradores y comerciantes que volvían a casa traían consigo estas joyas cítricas, introduciéndolas en nuevos mercados donde rápidamente ganaron favor.

Variedades y evolución: A lo largo de los años, la propagación de las mandarinas alrededor del mundo ha dado lugar a la creación de numerosas variedades, cada una con su propio perfil de sabor único. Desde las dulces Clementinas hasta las robustas Tangerinas, la familia de las mandarinas es diversa y vibrante. Este proceso de evolución y adaptación ha permitido que las mandarinas prosperen en diferentes climas y condiciones alrededor del globo, haciéndolas accesibles a una audiencia mundial.

Más que solo un Fruto: Más allá de su delicioso sabor, las mandarinas han mantenido su significado cultural a lo largo de los siglos. En muchas culturas, siguen siendo un símbolo de buena fortuna y se utilizan en festividades y ceremonias como una ofrenda para atraer la suerte y la felicidad. Su presencia en la mesa no es solo una cuestión de gusto, sino también de tradición y significado.

Beneficios de las mandarinas

Las mandarinas no solo son una explosión de sabor en tu boca, sino que también son unas verdaderas superheroínas en el mundo de la nutrición. Además del sabor que aportará a tu receta de bizcocho de mandrina, aquí te cuento por qué deberías considerarlas tus nuevas mejores amigas:

  • Vitamina C a tope: Las mandarinas están cargadas de vitamina C, ese antioxidante mágico que no solo te mantiene alejado de los resfriados, sino que también cuida de tu piel, haciéndola lucir radiante. Un par de mandarinas al día y estarás dándole a tu cuerpo un escudo contra los invasores no deseados y un boost para lucir estelar.
  • Mucha fibra: En el mundo de comer saludable, la fibra es la reina, y las mandarinas tienen bastante. Esto significa que tu digestión va a mejorar y te sentirás lleno por más tiempo, lo que es una noticia fantástica si estás tratando de mantener a raya esos antojos de medianoche.
  • Dulzura natural: Si estás intentando cortar el azúcar, las mandarinas son tu aliada perfecta. Su dulzura natural puede ayudarte a satisfacer esos antojos de algo dulce sin tener que recurrir a opciones menos saludables.
  • Un arsenal de antioxidantes: Además de la vitamina C, las mandarinas vienen cargadas con antioxidantes que ayudan a luchar contra los radicales libres, esos pequeños villanos que andan sueltos causando daño celular. Esto se traduce en un cuerpo más saludable y una menor probabilidad de muchas enfermedades.

Así que la próxima vez que disfrutes de ese bizcocho de mandarinas, recuerda que no solo estás tratando a tus papilas gustativas, sino que también estás llenando tu cuerpo de cosas buenas. ¡Las mandarinas realmente lo tienen todo!

Aquí tienes la receta de bizcocho de mandarina

Ingredientes

  • 2 cucharadas de margarina
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • 3 cucharadas de azúcar demerara
  • Una taza y 1/2 de taza de agua
  • 2 cucharadas de almendras molidas
  • Una pizca de sal
  • 1/2 taza de harina de maíz
  • 2 cucharadas de harina de castañas
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de soda
  • 5 mandarinas
foto que acompaña a la receta de bizcocho con mandarina

Preparación

  1. Encender el horno a 180 ºC y engrasar y enharinar un molde rectangular y con bordes altos.
  2. Batir la margarina con la vainilla y el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa.
  3. Añadir el agua y tamizar en el mismo bol las almendras molidas, la sal, las harinas y el bicarbonato de soda.
  4. Mezclar todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea.
  5. Pelar las mandarinas y luego los gajos, uno a uno. Reservar nueve gajos ya pelados para decorar y mezclar el resto con la masa.
  6. Verter la mezcla en el molde y hornear durante unos 20 minutos.
  7. Antes de sacar el bizcocho del horno, clavar en el centro la punta de un cuchillo o un palo de brocheta para comprobar que esté totalmente cocido.
  8. Retirarlo del horno y servirlo a temperatura ambiente.
  9. Adornar el bizcocho con los gajos de mandarina reservados y con unas hojitas de menta fresca para lograr un agradable contraste de colores.

Consejos para elegir y almacenar las mandarinas

Consejos para elegir mandarinas

1. Busca la firmeza: Una mandarina de buena calidad debe sentirse firme al tacto, pero con un ligero ceder. Si está demasiado dura, podría no estar madura; si está demasiado blanda, podría estar pasada.

2. Observa el color: Elige mandarinas con un color naranja brillante y uniforme. Un color pálido puede indicar falta de madurez, mientras que manchas o zonas verdosas pueden sugerir que no están completamente maduras.

3. Peso: Una mandarina más pesada para su tamaño suele ser una buena señal, ya que indica una mayor cantidad de jugo. Toma varias en la mano para comparar su peso y escoge las que se sientan más pesadas.

4. Aroma: Las mandarinas maduras desprenden un aroma dulce y cítrico incluso a través de su piel. Huele la fruta cerca del tallo; un aroma fuerte es un buen indicador de frescura y sabor.

5. Estado de la piel: Evita las mandarinas con cortes, moretones o partes blandas, ya que estos pueden ser puntos de entrada para el moho y acelerar el proceso de deterioro.

Consejos para almacenar mandarinas

1. A temperatura ambiente: Para un consumo a corto plazo, las mandarinas pueden almacenarse a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco, lejos de la luz directa del sol. Esto les ayudará a mantener su sabor y textura durante unos días.

2. En el refrigerador: Para prolongar su vida útil, guarda las mandarinas en el refrigerador en una bolsa de plástico perforada o en el cajón de vegetales. Esto puede mantenerlas frescas por hasta dos semanas.

3. Evita la humedad excesiva: Mientras que un ambiente fresco es beneficioso, demasiada humedad puede promover el crecimiento de moho. Asegúrate de que las mandarinas estén secas antes de refrigerarlas y considera usar una bolsa con agujeros para permitir la circulación del aire.

4. Revisa regularmente: Es una buena práctica revisar las mandarinas almacenadas regularmente y retirar cualquier fruta que comience a mostrar signos de deterioro para evitar que afecte a las demás.

Siguiendo estos consejos, no solo asegurarás que las mandarinas que uses para tu bizcocho sean de la mejor calidad, sino que también podrás disfrutar de esta deliciosa fruta en su punto óptimo de sabor y textura durante más tiempo.

Despedida

Y bueno, ¿qué te ha parecido este viaje cítrico con nuestra estrella, la receta de bizcocho de mandarina? Espero que te haya dejado tan entusiasmado y listo para cocinar como a mí me tiene emocionado compartirlo contigo.

Este bizcocho no es solo un postre; es una experiencia, una manera de viajar a través de los sabores y las historias que cada mandarina trae consigo, directamente a tu cocina.

Ahora, si realmente quieres llevar este bizcocho de mandarina al siguiente nivel, ¿por qué no probarlo con un chorrito de leche de soja? Sí, has leído bien. La leche de soja no solo es una alternativa vegana fabulosa para darle ese toque cremoso a tu café, sino que también puede ser tu cómplice en la cocina, agregando una suavidad increíble a este bizcocho.

Si te pica la curiosidad, te invito a echar un vistazo a nuestra guía definitiva sobre cómo integrar la leche de soja en tus recetas. ¡Te prometo que es un cambio de juego!

Antes de despedirnos, quiero agradecerte por acompañarme en este dulce viaje. Recuerda que cada vez que preparas esta receta de bizcocho de mandarina, estás invitando un pedacito de historia, nutrición y sabor a tu mesa.

Así que, ¡manos a la obra! Y no olvides compartir tu obra maestra con nosotros. Hasta la próxima aventura culinaria, ¡que tu cocina se llene de risas, amor y muchísimas mandarinas!

Suscríbete y disfruta tu cocina cada semana.

RECIBE CONTENIDO SEMANAL, LA LISTA DE LA COMPRA, Y EN FORMATO PDF EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES. COCINA MÁS FÁCIL.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like
Foto muffins de chocolate caseras
Leer más

Muffins de chocolate

Para este viernes, publicamos una receta de muffins que ya os prometimos, hace unos meses publicamos la receta de muffins con…