Los garbanzos son los protagonistas de este plato y nos aportan proteínas y fibra, mientras que el tahini, esa fantástica pasta de semillas de sésamo, nos regala grasas buenas y minerales esenciales. Y es por eso que el hummus es el mejor amigo de vegetarianos y veganos, pero oye, que si comes de todo, el hummus también está deseando entrar en tu dieta.

¿Por qué me gusta tanto el hummus?

El hummus, ese increíble invento culinario del Oriente Medio, se ha robado el corazón del mundo y con razón. ¿Por qué? Porque es una fiesta en la boca y además, se lleva de maravilla con todo. Se puede untar en el pan, se puede mezclar en ensaladas, o incluso se puede comer a cucharadas directamente del tarro. Pero eso no es todo, amigos. Este potente paté de garbanzos es una auténtica bomba de nutrientes.

Hummus casero. ¿Sí o No?

Hacer hummus en casa es como asistir a una fiesta de sabores. Con unos pocos ingredientes y un poquito de tu tiempo, puedes preparar un hummus a tu medida. ¿Más ajo? ¿Menos limón? ¿Un poco de pimentón? ¡Adelante! Y la ventaja es que sabrás exactamente lo que lleva tu hummus, nada de conservantes raros ni cosas con nombres impronunciables que te encuentras en los supermercados.

Y ahora hablemos de la experiencia de comer hummus. ¿Ya has sentido la textura suave y cremosa del hummus bailando en tu boca? ¡Es una delicia! Los sabores se mezclan y explotan como fuegos artificiales: el sabor terroso de los garbanzos, el toque exótico del tahini, el frescor del limón y el picante del ajo. Entonces, ¿qué estamos esperando? ¡A disfrutar de una buena receta de hummus casero!

Ingredientes

  • Un bote (400 gr.) de garbanzos cocidos
  • 3 cucharadas de tahini (pasta de sesamo)
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 limón (el zumo)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1/4 de taza de agua

Preparación

  1. Escurrir y enjuagar los garbanzos cocidos en agua fría.
  2. Agregar los garbanzos en un procesador de alimentos o licuadora.
  3. Agregar el tahini, el ajo picado, el jugo de limón, el aceite de oliva, la sal y la pimienta al gusto.
  4. Procesar los ingredientes hasta obtener una mezcla suave y homogénea
  5. Si la mezcla queda demasiado espesa, puedes agregar un poco de agua (1/4 taza) y procesar de nuevo.
  6. Probar el hummus y ajustar los ingredientes al gusto, si es necesario.
  7. Servir en un plato hondo con un chorrito de aceite de oliva y pimentón dulce espolvoreado por encima.

Y esto ya estaría, espero que haya sido útil, utilizaremos hummus en varias recetas.

Así que te animo a que lo pruebes.

Suscríbete y disfruta tu cocina cada semana.

RECIBE CONTENIDO SEMANAL, LA LISTA DE LA COMPRA, Y EN FORMATO PDF EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES. COCINA MÁS FÁCIL.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like